El salto de Triniti

Siempre he pensado que soy bastante “fast thinker” pero la verdad hago todo bien relajada y sin mayores apuros. Creo tener el tiempo suficiente para hacer cada cosa de la mejor manera posible y obtener un mejor resultado luego.

Hablando de “fast thinker”, me hace recordar una vez que estaba trabajando en una empresa en Santiago, la empresa tenía bastantes trabajadores, los puestos de trabajo estaban bien espaciados y esparcidos por el lugar.

Un día estaba sentada en mi escritorio trabajando en algo que no recuerdo, y me dió frío en los pies, como siempre tenía los pies helados, y decidí sentarme a lo indio en mi estupenda silla de escritorio con rueditas pero sin apoya brazos.

Resulta que me acomodé al fin y seguí trabajando, al rato mi compañero de al lado me habló de algo que tampoco recuerdo, y yo me di vuelta para conversar, y en ese movimiento descubrí que mi estupenda silla estaba rota, el asiento estaba desatornilado de la base!

Cuando me moví la silla salió disparada y yo quedé volando! Y en ese momento pensé: no me caeré! Y así fue, di un salto y caí de pie. Mi compañero Alejandro Pino  lo llamó el salto de Triniti.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s